Música, terapia y la antigua Esfinge

0
22

Música, terapia y la antigua Esfinge. En parte definida por el filósofo Kant como un fin en sí mismo, pero no como un medio, la música no resulta en sus propias notas musicales o palabras. Se convierte, de hecho, en una tensión semántica como en un juego de la vida, donde los pensamientos pasados ​​duermen furiosamente en la niebla, y detrás de ti sientes morir un alma.

Es como imaginar una guerra, y en un camino rural, ves a un niño que lleva una pistola y llora. El arma es demasiado pesada, pero a él tampoco le gustaría que le dispararan.

Esto es música, queridos. Cuando la dejas ir a la guerra sola, llora.

black headset on white printer paper

La música necesita a alguien que la fortalezca, que camine sobre la circunferencia de los problemas. Visto como una antigua Esfinge, adquiere otra esencia en el mundo de la terapia, muy probablemente con un retroceso progresivo. Es decir, la sociedad en la que vivimos nos trae una doble inadecuación tanto de nuestro mundo interior como del mundo exterior en el que intentamos adaptarnos.

Pero cada hombre tiene su propio octubre. Conocí el mío.

Sin embargo, ¿qué es la musicoterapia?

La musicoterapia es un campo paradójico, con un acceso mediado por las emociones al rostro humano (ya sean físicas, mentales, sociales, estéticas o espirituales). Se considera una terapia expresiva. Sin duda, es extraño cómo la música puede cambiar nuestro estado de ánimo o la confianza en nosotros mismos, probablemente una señal de que todavía debería sonreír de vez en cuando.

La composición, el canto, las discusiones sobre música se consideran formas en las que se pueden lograr los objetivos del tratamiento: el equilibrio y la organización de las estructuras del comportamiento humano.

Carl Rogers considera que la persona que viene a terapia ya no es un simple «paciente», se convierte en un «cliente». ¿Por qué? El hombre intenta quitar la fachada, quitarla para complacer a los demás, con las habilidades y la construcción necesarias, y el terapeuta se convierte en un guía para descifrar su dimensión de valor.

Dados sus resultados en terapia, la música fue vista como el límite entre el arte y la ciencia. A veces compararía esta vieja Esfinge con un resultado dado por la eterna unión de la geometría con la poesía. Aunque los dos son paralelos, en un punto brillante en algún momento, se encuentran, convirtiéndose en notas, palabras, portátiles y luego música.

La musicoterapia se puede aplicar a todos los grupos de edad, y las salas de terapia deben estar equipadas con una amplia gama de instrumentos y el ambiente debe ser colorido. Los pacientes pueden venir con canciones escritas por ellos o con partituras de sus canciones favoritas.

person playing guitar

Con el tiempo, la musicoterapia ha sido criticada por varios psicólogos. Ruud, 2010, argumentó que tanto cómo experimentamos la música como cómo afectará nuestra música dependerá de nuestro núcleo musical. En otras palabras, la música, la persona y la situación trabajan juntas en una relación mutua. Sin embargo, esta relación mutua se produce si uno de los sujetos de la musicoterapia puede aportar un significado diferente al significado del producto final. 

La música no se da en el mundo material y objetivo, al estar al final de la lógica humana, pero puede transformarse en un pensamiento más cercano a la superficie emocional. En la musicoterapia, es importante sentarse y cantar lo que piensas. En general, la música puede superar la ideología de la ciencia, debido a que podemos controlar ese «algo» que acecha nuestras relaciones cotidianas: la necesidad de ser entendido.

Música, otro estímulo

Una forma sagrada de entender la desesperación de ser diferente a uno mismo, la música se convierte en otro estímulo para la exteriorización de nuestras emociones, y el etnomusicólogo John Blacking preguntó: «¿Somos seres porque somos música?» Sé que mi alma llora en la música porque me vuelvo uno con ella en el infierno más oscuro y doloroso, porque sé cómo la música se vuelve tu enemiga cuando habla con demasiada sinceridad. Siento como me pierdo en un lugar lejano, como un temblor que se toca a la menor chispa de la llama. Sin duda es extraño vivir en la música.

flat-lay photo of headphones, MIDI keyboard, and speaker on black surface

Una voz y una voz más, la música escucha el corazón como los santos una vez lograron escuchar una voz angelical. Sí, una vieja Esfinge te necesita. Entonces, querido John, espero que tu pregunta sea retórica. Y sí, somos seres porque somos música.

Pero esperaba que a través de él pudiera ocultar mi destino, interpretando sus palabras. Pero la música se convierte en terapeuta y yo no soy nadie. 

fuente: Ansdell, Gary; Stige, Brynjulf (2018). Can Music Therapy Still Be Humanist?. Music Therapy Perspectives

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here