¿La tecnología nos controla?

0
426

Ya se puede decir que todos sabemos cómo la tecnología nos está invadiendo la vida cada día más. Aúnque no nos fijamos, hay cosas que nos cambian como personas vivientes en una sociedad y lo más importante, nos cambian como humanos. En cuanto las cosas creadas por nosotros que nos llevan a cambios, se puede decir que fue nuestro deseo cambiarnos. “No hay nada más humano que el deseo de no ser humano”, el deseo de la perfección, de la inmortalidad. El tema parece muy fácil, pero si echas un vistazo y piensas un poco en las cosas que te iré contando, verás que no es tan fácil. La tecnología nos controla.

La arma más poderosa en contra de los humanos somos nosotros mismos.

Somos los únicos que podemos destruir la vida humana. Según Fernando Savater, el deseo de los individuos es buscar como darse la buena vida, y darse la buena vida se ha ido más allá de su verdadero significado. El verdadero significado se ha convertido en el hecho de ser feliz y a llegar a la perfección, y con la perfección se entiende ser inmortal. Sabemos que un ser inmortal es algo opuesto a todo lo que somos nosotros, y nosotros tenemos sentimientos, lastima, pensamientos profundos. Para llegar de un ser sentimental, que puede morir y sentir dolor, a un ser que no sufre nada de esto han sido necesarios años y años de investigación.

La respuesta es que la tecnología nos controla la vida: la tecnología no es solo lo que utilizamos diariamente, sino una arma letal que nos puede destruir sin lastima o pena. Diciendo esto no me refiero precisamente a la nevera, al ordenador o al móvil, sino a la tecnología real, de los laboratorios y que es en realidad poderosa. ¿Pero cómo llegar a lograr la inmortalidad utilizando la tecnología? La respuesta es una fácil que hasta tiene un nombre: transhumanismo.

El transhumanismo se define como el movimiento cultural y científico que tiene como finalidad el cambio de la vida humana a 180º. Eso impone renunciar a tu cuerpo y aceptar a cambiarlo por un cuerpo que nunca muere. La vida es corta y por eso hay el deseo de inmortalidad. ¿Es esa aspiración un capricho de la generación joven? ¡No, no lo es! Para demostrar que no es una cosa del presente, necesito que volvamos al año 1818 y pensar en la escritora británica Mary Shelley. Es muy conocida por su famosa obra llamada Frankenstein. Debo mencionar que Frankenstein es el científico que aspiró a crear algo más que un ser humano para ayudar a los mortales. La criatura creada no es un ser humano, pero antes lo fue, y como ahora ya lo es, ¿se puede decir que dejamos de ser humanos?

El transhumanismo es la respuesta a la frase que he citado arriba, ese es el significado.

Todo lo que ha hecho Frankenstein es transhumanismo, igual hicieron los científicos. Será la solución a todos los problemas de los humanos pero también estamos dejando de ser humanos y esto es un problema más grave. Si nuestra mente está en una máquina pasaría lo siguiente: según la opinión de muchos no habría alma, el dualismo mente-alma no existiría. Muchos transhumanistas están siendo egocéntricos, racistas y machistas, aparte de que están intentando poner mentes en las máquinas. También están apartando a la gente que no les conviene, los mismos que crean estas máquinas, están incumpliendo los derechos de la gente.

Eso pasa con la inteligencia artificial, si nosotros tenemos el objetivo de poner nuestras mentes en las máquinas, nos estamos ayudando a seguir viviendo. Y todo porque tenemos miedo de morir. Antes os he hablado muy poco de Fernando Savater, y según él, la inmortalidad no existe, pero los científicos tratan de decir que si existe, al intentar por máquinas que seamos inmortales, pero ellos como seres humanos ya han muerto, nunca serán inmortales.

Entonces, ¿dejamos de ser humanos por esto?

La respuesta es que si dejamos de ser humanos, estamos buscando una cosa que no tenemos por naturaleza. Nosotros como humanos debemos morir al fin y al cabo, al intentar tener una cosa que no es nuestra, aguantando con monstruos como nosotros.

Personalmente creo que algo humano permanecerá en un cuerpo. Una vez que tengas sentimientos, sufrimientos y manifestaciones como un ser humano, siempre tendrás la capacidad de ser humano. La diferencia es la intensidad de las cosas que sientas. Esa intensidad puede ser normal, como la tenemos los humanos, pero también alta o baja. Alta y baja se refiere a los seres que han dejado de ser humanos. Hace poco fue creada una mujer robot y su declaración fue: “quiero destruir a los humanos“. La tecnología es algo muy bonito, pero cuando se nos vaya de las manos, será muy difícil pararla.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here