El salón de belleza al que nadie debería ir

0
59

Tuve que ir de vacaciones por una semana y dejé la depilación para el último momento. Llamé a todas partes, pero no pude encontrar ninguna esteticista que pudiera hacer una cita para mí. Luego, fui a recorrer cada calle, esperando que los salones de belleza de las calles laterales no tuvieran tantos clientes. Me encontré enfrente de un salón de belleza con una pancarta descolorida. Un empleado sentado en la entrada me dio una tarjeta de visita para hacer una cita telefónica. Llamé. Me contestaron, en un momento fui programada para el día siguiente. Estaba muy feliz de haber resuelto finalmente mi problema.

Al día siguiente, a las 2, ya estaba frente al salón de belleza. Lo interesante fue que la señora con la que había hablado por teléfono no había llegado todavía. Pero, 5 minutos después de la cita, llegó. Me dijeron que entrara y que me sentara. ¿Has visto alguna vez una fuente de chocolate? Bueno, así se veía la máquina de cera. Un dispositivo antiguo que ni siquiera vi en mi adolescencia. Probablemente era de la adolescencia de mi madre.

Considerando que era el primer cliente ese día, pude notar la limpieza que se hizo al final del día anterior. Bueno, no había ninguna limpieza.

La técnica de depilación era muy extraña. ¿Cuánto dura depilar una pierna? Bueno, tanto como mi pierna, tanto cómo era la parte que ella depiló. ¡No, no creo que me entiendas! Ella me depiló las dos piernas usando solo 10 tiras largas como una pierna. Repitió este proceso 4 veces porque, obviamente, no se puede coger todo el pelo con una técnica así. ¿Mencioné que me quemo con cera? Bueno, ¡sí! Eso fue después de que me dijera: «¿Duele? No quiero lastimar tu piel», como si el dolor tuviera algo que ver.

En cuando el siguiente cliente anunció que había llegado, me dio con un poco de talco  y me dijo que ya estaba lista.

Cuando miré mis piernas, la mitad de mi pelo seguía ahí. Llamé su atención, pero ella me respondió con mucha confianza: «Bueno, no es mi culpa que te afeitaras las piernas» como si, de nuevo, su inexperiencia tuviera algo que ver con mis elecciones pasadas. Repitió el proceso que mencioné antes una vez más – igual de caliente, igual de ineficiente, con la misma mala técnica.

Pagué casi la mitad del precio que normalmente hubiera pagado en el salón de belleza que frecuento. Tal vez porque sólo se depiló la mitad de mi pelo. ¿Mereció todo esto? No. Volví a casa, saqué la depiladora del armario e hice lo que debería haber hecho desde el principio.

Conclusión: un salón de belleza más que sucio, un esteticista que no llevaba el equipamiento requerido y que no da ningún recibo de impuestos. Este salón merece ser cerrado.

La esteticista, en mi caso, no llevaba una máscara, pero se puede leer aquí lo importante que es para todos usar máscaras en interiores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here