De venir en patera a enseñar programación informática a miles de jóvenes ghaneses, la increíble vida de Ousman Umar

0
35

Esta es la historia de Ousman Umar, un joven nacido en Ghana en 1988, desde una temprana edad tenía que caminar más de 7 km entre ida y vuelta para ir al colegio más cercano en Fiaso, su pueblo. Fue en esta etapa que las ganas por aprender le impulsaron a querer llegar aun más lejos, y emprendió una travesía que años más tarde recordaría con aflicción como el principio de su «carrera académica» Más de 21.000 KM en zigzag, pasando por 8 países desde Libia hasta España, a manos de mafias de la inmigración, siendo abandonado en el desierto de Sahara y pasando por dos naufragios, esto es solo el principio de la historia de nuestro protagonista.

«Nos dedicamos a formar a profesionales para que logren un modo de vida y no se suban a la patera. » Nos comenta Ousman, recordando a su mejor amigo, entre muchos otros que han fallecido durante su travesía hacia el viejo continente.
Desde los 17 años está en España y ha completado bastantes niveles académicos comenzando a estudiar gracias a la ayuda de la familia catalana que lo acogió. Pudo estudiar bachillerato en el instituto público Menéndez Pelayo, cursar dos años de Química en la Universidad de Barcelona, terminar el grado de Marketing y Relaciones Públicas en la escuela universitaria Formatic, adscrita a la Universidad de Girona, llegando actualmente a estudiar un MBA. En el presente está dirigiendo su propio ONG, Nasco Feeding Minds, enfocado a la formación especializada en programación informática y diseño web, con ya más de 20.000 jóvenes formados y alejados de la idea de subirse a un cayuco.

«Contamos con 14 chicos trabajando desde Ghana para seis empresas españolas. Lo hacen desde allí, con teletrabajo. También hemos creado la primera empresa social, Nasco Tech, que recluta talentos en mi país y los ofrece a las empresas europeas» nos cuentan con orgullo el joven Ganes, premio Princesa de Girona Social 2022.Este es un caso claro en el cual «la educación es la herramienta para cambiar la sociedad»

Sin embargo, y mostrándonos las manos llenas de cicatrices, Ousman nos cuenta, «mi MBA, mi máster, mi doctorado, fue tener que trabajar con nueve años soldando barcos en el puerto de Acra» Con voz temblorosa y lamentándolo mucho nos relata. «Lo peor fue cruzar el Sáhara a pie. Fuimos abandonados. Murieron 40 de las 46 personas que formaban el grupo. Recogí la cantimplora de uno de ellos y eso fue lo que me salvó la vida» y es que parece la sinopsis de una película de Hollywood, pero esto no lo es todo, porque si recordáis al principio de la historia hablamos de dos naufragios y es que son dos las ocasiones en las cuales el joven ghanés casi pierde la vida intento llegar a España. Bien en la primera ocasión y partiendo desde Mauritania murieron todos los ocupantes de aquel bote en el cual viajaba «Un mes más tarde volví a lanzarme al mar. Lloraba porque pensaba que iba a morir. Salimos en dos pateras y la
otra se hundió. La nuestra estuvo dos días sin gasolina. El viento a favor nos llevó a la
isla de Fuerteventura, pero se chocó contra las rocas y volcó. Con nosotros viajaban
dos chicas con sus bebés y jamás volvimos a ver a los pequeños», cuenta.

A pesar de todo lo que ha tenido que pasar para entrar en España, para él los
problemas acababan de empezar, le ingresaron en el centro de internamiento, a pesar
de que era menor de edad «El CIE es una cárcel. Respeto el derecho de España a saber
quién entra y sale, pero no comparto cómo nos tratan. Los policías nos pegaban con
una porra si nos retrasábamos o no guardábamos la fila correctamente»
Se alegra de que hayan salido a la luz los videos de la valla de Melilla, que, asegura,
«muestran solo una pequeña parte del trato cruel que se da a los migrantes en las
fronteras». «Lo de la valla tiene nombre: violencia. Yo tengo mil marcas de la policía
española, marroquí, argelina… Llevan años torturándonos y hacen como que no pasa
nada», denuncia. Los inmigrantes son «la mercancía en el negocio que los países
africanos tienen con los gobiernos europeos»: «Reciben mucho dinero para mantener
el control de las fronteras y evitar que vengamos, pero, si dejamos de hacerlo del todo,
dejan de cobrar»

En su opinión las ayudas por parte de Europa hacia África se están dando mal «Hay que
formar a los jóvenes en origen y alimentar sus mentes, no solo sus estómagos, para
que no quieran montarse en una patera».

Noticias todos los dias curiosidades, historia, sociedad, opinion. Click aqui

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here