16 de septiembre – Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono

0
17

Hoy es 16 de septiembre, Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono.

La capa de ozono

La capa de ozono, un frágil escudo de gas, protege a la Tierra de la parte dañina de los rayos del sol, ayudando así a preservar la vida en el planeta. Debido a las actividades contaminantes de la humanidad, la capa de ozono se ha visto afectada durante muchos años y las peligrosas radiaciones del sol se han infiltrado, provocando el efecto invernadero.

 

¡Esto es un hecho! Pero de lo que me gustaría hablar y estar agradecido es del efecto de la pandemia en la condición de la capa de ozono. A pesar de los aspectos negativos del coronavirus en el mundo, la crisis del coronavirus trajo un impacto positivo en el medio ambiente natural. Los países donde se aprovechó el movimiento de ciudadanos para detener la propagación de la infección por coronavirus han experimentado una disminución notable en la contaminación y la emisión de gases de efecto invernadero. Investigaciones recientes también indicaron que este bloqueo inducido por COVID-19 ha reducido drásticamente la contaminación ambiental en todo el mundo.

La pandemia

La cuarentena impuesta debido al COVID-19 no tiene precedentes en la historia de la humanidad, ya que todos los mercados están cerrados, los lugares de culto están cerrados, las reuniones públicas están prohibidas, se han impuesto restricciones de viaje, se han detenido los trabajos de construcción y la economía y la bolsa de valores se derrumbaron en todo el mundo. Pero desde la perspectiva del clima, la pandemia de coronavirus trae consigo muchos aspectos positivos que el mundo está presenciando durante el cierre. Las drásticas medidas de cuarentena implementadas por las autoridades gubernamentales en todo el mundo dieron como resultado un cambio significativo en el medio ambiente, lo que es una buena señal para las mortíferas crisis ambientales mundiales, por ejemplo, la emisión de gases de efecto invernadero y el agotamiento de la capa de ozono. En esta revisión, hemos resaltado algunos aspectos positivos del bloqueo ambiental inducido por COVID-19 y sugerimos algunas estrategias para prevenir la reversión de la contaminación del aire y el agua.

Calidad del aire y clima

Desde que la gente se quedó en casa, estos últimos meses han generado una mejora significativa en la calidad del aire, especialmente en áreas más afectadas como Wuhan, así como en el norte de Italia y varias áreas metropolitanas en los EE. UU. En China, las emisiones de gases nocivos y otros contaminantes cayeron un 25% a principios del año 2020 y la calidad del aire mejoró hasta un 11,4%.

Utilizando el Instrumento de Monitoreo de Ozono, la NASA y la ESA han monitoreado la abrupta disminución en la concentración de NO2 durante la fase inicial de cuarentena de COVID-19 en China. Esta disminución en la concentración de NO2 comenzó en China y lentamente se fue observando en el resto del mundo. La disminución de la concentración de NO2 fue significativa en China debido a que la pandemia de COVID-19 ocurrió en la misma época en que se celebraba el año lunar (Fiesta de la Primavera) en China, cuando todas las fábricas, transporte y negocios ya estaban cerrados seguidos de COVID-19. – bloqueo inducido.

Durante el período de bloqueo, el tráfico aéreo mundial se redujo en un 60%, lo que ha provocado una caída temporal en las emisiones de CO2 de sus niveles anteriores a la crisis.

Calidad del agua

Los informes indican que durante el bloqueo inducido por COVID-19 no solo está mejorando la calidad del aire, sino también la calidad del agua en los ríos y cuerpos de agua. La interrupción de la descarga de efluentes industriales y otros desechos en el agua provocó un aparente efecto positivo en la calidad del agua. El río Ganges más sagrado de la India ha sido uno de los ríos más contaminados del mundo. El Instituto de Tecnología de Roorkee ha informado que el agua del río Ganges se ha vuelto apta para beber después de décadas. Los ríos limpios y otros cuerpos de agua tienen un efecto positivo significativo en la vida acuática. Muchas especies están regresando a sus hábitats naturales desde la inducción del bloqueo.

Esperanza para el futuro

La pandemia de COVID-19 es la primera y más importante emergencia de salud mundial con graves consecuencias para la salud y la economía, pero también ha traído efectos ambientales positivos que pueden servir como ejemplo e inspiración para futuros cambios de comportamiento que nos ayudarían a generar cambios positivos en medio ambiente. La pandemia mundial actual nos ha obligado a hacer una introspección e imaginar un mundo diferente. Los bloqueos muestran que es posible un mundo con aire más limpio. La pandemia en curso en todo el mundo muestra una relación directa entre los niveles de contaminación y actividades económicas más importantes, como las actividades industriales, el transporte y la producción de energía, junto con las interferencias a pequeña escala a nivel de las ciudades. Esto nos dice que se debe adoptar un sistema basado en energía limpia cuando finalice el brote de corona. Sin control de la contaminación, los productos de desecho del consumo, la calefacción, la agricultura, la minería, la fabricación, el transporte y otras actividades humanas degradarán el medio ambiente. Por lo tanto, deben adoptarse estrategias adecuadas para controlar la degradación ambiental. El bloqueo nos da la esperanza de que existe la posibilidad de minimizar las interferencias humanas innecesarias en el medio ambiente.

Imágenes e información de:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7668666/

https://aura.gsfc.nasa.gov/science/gallery-omi.html

https://www.puec.unam.mx/index.php/difusion/eventos-realizados-2009-2018/104-otros/1072-dia-internacional-de-la-preservacion-de-la-capa-de-ozono

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here